Beatificación del Padre Arnaiz S.J.

Toda la información sobre el proceso de la beatificación del Padre Tiburcio Arnaiz S.J.

Nueva biografía: “Padre Arnaiz. Me he dado prisa en vivir”

Nueva biografía: “Padre Arnaiz. Me he dado prisa en vivir”

“Padre Arnaiz. Me he dado prisa en vivir”

D. José Alberto González Chaves

Comprar el libro en AMAZON

     El autor es Mons. Alberto José González Chaves (Badajoz, 24 de junio de 1970) que fue ordenado sacerdote para la archidiócesis de Toledo el 25 de junio de 1995. Comenzó su labor pastoral como párroco de Peñalsordo y Capilla, en la provincia de Badajoz y archidiócesis de Toledo. En el año 2003 pasó a Roma para cursar la Licenciatura en Teología Espiritual en el Pontificio Instituto Teresiano. En 2006 se incorporó a trabajar en la Congregación para los Obispos, de la Curia Vaticana. En 2008 se doctoró en Teología Espiritual en la Universidad Pontificia Regina Apostolorum, de Roma. En el mismo año y en la misma Universidad obtuvo un Máster en Bioética.

     En 2011 fue nombrado Capellán de Su Santidad por el Papa Benedicto XVI. Desde comienzos de 2015 desempeña su labor pastoral en la diócesis de Córdoba como Delegado Episcopal para la Vida Consagrada.

     Es autor de varios libros hagiográficos y de temas espirituales y litúrgicos. Entre otros títulos,  ha publicado: “Jesús en la Eucaristía. ¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros?”; ”Rafael Merry del Val”; “Vida del Padre Rubio. El apóstol de Madrid”; “Beato Marcelo Spínola. El bien a manos llenas”; “Don Marcelo, amigo fuerte de Dios”; “Juan Pablo II. Santo súbito”; “Maravillas de Jesús. Destellos de su vida”; “Santa María Micaela del Santísimo Sacramento. La Santa de la Eucaristía”; “Genoveva Torres Morales. Lo débil del mundo”; “Madre Teresa de Jesús Romero. Un fruto de la Inmaculada”.

        Su último libro, dedicado al futuro beato, se acaba de publicar en la editorial San Pablo y ya está a la venta: “Padre Arnaiz. Me he dado prisa en vivir”. El subtítulo es una frase pronunciada por el mismo biografiado días antes de morir, cuando el enfermero que lo cuidaba  le comentó que las medicinas no hacían su efecto, el P. Arnaiz respondió: “¿No ve usted que no hay sujeto, que está todo destrozado?…Me he dado prisa en vivir, he trabajado cuanto he podido, ya me recogerá el Señor. ¡Cuántas batallas he tenido que sostener por Su gloria! Así que, Hermano, todo esto es inútil, es tontería lo que hagan: yo me muero y no hay más”.

Al escoger esta expresión el autor ha querido sintetizar lo que fue su vida (murió a punto de cumplir los sesenta y un años): un desbordamiento de amor a Dios desviviéndose por su gloria.

Así lo expresaba el P. Arnaiz a Mª Isabel González del Valle, su principal colaboradora en las Doctrinas Rurales:la vida es corta y el camino de la santidad muy largo. Para llegar hay que no hacer pausas e ir de prisa. Pida al Señor que yo así lo haga”.

El prólogo del libro está realizado por  el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Jesús Catalá, obispo de Málaga.

En él nos dice:  Mons. Alberto-José González Chaves nos acerca a la personalidad de este fiel hijo de la Iglesia con el rigor propio de quien ha tenido acceso a los documentos fidedignos del Proceso de Beatificación y, a la vez, con el estilo ameno y divulgativo que lo caracteriza. D. Jesús destaca, además, el que con su ciencia espiritual haya sabido profundizar en los acontecimientos del biografiado y transmitirnos, en once capítulos, lo sobrenatural de su vida. Y continua el Prelado: La oportunidad de su publicación se justifica por un doble motivo: la cercanía de la beatificación del protagonista de estas páginas y el cumplimiento de uno de los fines que la Iglesia pretende al declarar la bienaventuranza de sus hijos, esto es, el conocimiento de las virtudes del nuevo beato y la invitación a su imitación.

     En la Introducción el autor nos comenta que San Manuel González, entonces obispo de Málaga, en la oración fúnebre pronunciada ante el cadáver del P. Arnaiz dijo a los oyentes:

“Quisiera depositar, como homenaje, a los pies del Padre Arnaiz, una flor tomada de los hechos de su vida, o más bien un ramillete, no de flores que a la tarde se marchiten, sino de flores cuyo perfume suba hasta el trono del Corazón de Jesús, para que le diera por ellas el premio merecido”,

y que él, ahora, en esta biografía, también ha querido agavillar en un ramillete las mil florecillas de las virtudes del P. Tiburcio Arnaiz. El santo obispo de Málaga en la mencionada oración destacaba tres virtudes:La primera, una austeridad prodigiosa que negaba al cuerpo lo que la naturaleza pedía en el comer, en el beber, en el dormir… La segunda, una incansable laboriosidad que no conoció dificultades de tiempo ni dinero, ni incompatibilidad de ministerios. Y la tercera, un ardentísimo celo apostólico, que le hacía correr a donde hubiera un alma que salvar, y que movía sus manos para bendecir y sus ojos para mirar con ternura”.  D. Alberto hace hincapié en que estas tres virtudes merecerían un aplauso poco más que humano si no estuvieran estimuladas por lo que fue el motor de la vida toda de este hombre santo: su amor apasionado al Corazón de Jesús. Apasionado, sí. Porque no se trataba de algo teórico, aprendido con empeñosa erudición o expuesto con brillantes tonos apologéticos. No; era una verdadera persuasión existencial, un enamoramiento loco por Jesús que abrasaba su corazón entero y hacía que al hablar de su Amado los ojos se le llenaran de lágrimas.

   La contraportada contiene unas palabras proféticas del mismo San  Manuel González, pronunciadas ante los restos mortales del siervo de Dios:

“Yo espero que la Iglesia hablará algún día y dirá a los hombres cuáles han sido las virtudes del Padre Arnaiz“. 

Palabras, a las que no con menos emoción, añade  el biógrafo: Pues he aquí que por fin la Iglesia, nuestra Madre, habla. Y hace tremolar ante nuestros ojos una bandera con los colores del Evangelio, que son los colores de la aureola del Padre Tiburcio Arnaiz. Su figura es plenamente actual, con toda la actualidad que tiene, en esta época nuestra de naturalismo práctico y de enfriamiento de la caridad en todos los órdenes, la figura de un apóstol libre, paladín de la verdad y movido de una parresía tan insobornable como envuelta en la mansedumbre aprendida del Maestro divino.

 En su prólogo del libro concluye D. Jesús Catalá: Deseo que esta biografía ayude a los lectores a dar gracias a Dios por la persona y la obra del P. Arnaiz y nos estimule a todos a vivir con gozo nuestro compromiso bautismal, a la zaga de la santidad.

 La hagiografía se acabó de escribir el 8 de junio de 2018, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. 

Si quieres ver la conferencia de D. Alberto José sobre el Padre Arnaiz, pincha aquí.

Si quieres oír una entrevista realizada en la COPE, pincha aquí.

Si quieres leer la entrevista en Diócesis Málaga “El Padre Arnaiz, un fenómeno de la naturaleza y la gracia”

- octubre 24, 2018 - 266 Visitas