Alfarnatejo (Málaga): Águeda Alba Luque

Alfarnatejo (Málaga): Águeda Alba Luque

Me llamo Águeda Alba Luque, natural de Alfarnatejo, Málaga, nací el 15 de marzo de 1909, de estado viuda.

1.- Conocí al Padre en la misión que dio en el pueblo. Yo tendría unos 16 años. Entonces mi cuñada y yo nos ocupábamos del cuidado de la Iglesia y muy en particular del Sagrario. En aquella ocasión recuerdo que el Padre a mi cuñada y a mí nos regaló un libro de meditaciones y un rosario.

Iglesia Parroquial de Alfarnatejo

El Padre visitaba con frecuencia Alfarnatejo. Yo recuerdo por lo menos cuatro o cinco veces.

2.- En una de las ocasiones, vino acompañado de las Misioneras Asunción Rocatallada, Cristina Nemesio y Carolina. Dos de ellas quedaron de maestras en el pueblo.

3.- Las visitas del Padre a Alfarnatejo eran para renovar el fruto de la misión. Ver cómo marchaba el Apostolado de la Oración y las Hijas de María que él fundara cuando la misión.

4.- El Padre gozaba en el pueblo de una gran fama de santidad y esto por sus acciones. Trabajaba incansablemente. Por las mañanas a las cinco ya estaba en el confesonario y muchos días hasta las altas horas de la noche, pues todo el pueblo se confesaba con él. Se comentaba que no dormía y comía muy poco. Como anécdota curiosa recuerdo que en la casa donde se hospedaba de María Luque Rodríguez le pusieron el primer día un plato de carne. El Padre visto que los demás miembros de la familia no comían carne, se negó a comérselo y desde entonces participaba de la mesa común y ordinaria de la familia.

5.- La fama de santidad creció en el pueblo con los hechos extraordinarios que obró el Señor por medio del P. Arnaiz. Una de las veces que fue al pueblo, era el mes de mayo y sacó en procesión al Santo Cristo de las Cabrillas para pedir al Señor la lluvia, pues los campos estaban secos. Al llegar a la Iglesia, mandó que todos nos pusiéramos de rodillas e hizo una súplica a la Virgen para que lloviera. Todo el pueblo emocionado lloraba. Al terminar el acto la primera mujer que salió de la Iglesia, era la hija del médico. Se llamaba Amalia Urbano y volvió a entrar gritando: ¡milagro, milagro! Estaba diluviando. El Padre desapareció de la Iglesia y no dábamos con él, huyendo de las alabanzas. Para recuerdo de este hecho se puso en la Iglesia del pueblo una placa de mármol que desapareció durante la guerra del año 36.

Santo Cristo de Cabrillas- Alfarnatejo

6.- El otro hecho fue una curación que la gente decía que era un milagro del Padre. Se trataba de un joven llamado Pepe, de unos 20 años. Tenía tifus y muriéndose llamaron al Padre. Este le llevó al Señor y le dio la Santa Unción y desde aquel momento comenzó a mejorar y se puso bien. El fruto espiritual que el Padre consiguió en el pueblo fue muy grande. A mí me hizo mucho bien espiritual y gran parte de mi vida espiritual se lo debo a él, aunque después he tenido otros directores espirituales la acción del P. Arnaiz como confesor y Director dura en mi alma.

7.- El aspecto físico del Padre era como relatan las biografías que se han escrito de él y su aspecto espiritual yo no puedo decir otra cosa sino que se veía que era muy santo y no había otro sacerdote como él. Oírlo decir misa llenaba de devoción, pues parecía todo lleno de Dios y que estaba como en el cielo. De la vida del Padre conozco todos los hechos que se narran en las vidas que se han escrito de él. Todas las he leído y los hechos que allí se dicen son los comentarios que corren entre las gentes que le conocieron y le tenemos devoción.

8.- Cuando murió el Padre yo me encontraba en Algeciras en casa de una hermana mía. La noticia de la muerte del Padre, se conoció enseguida por toda la ciudad, pues el Padre había estado muchas veces en Algeciras dando misión y teniendo otras actividades apostólicas. El comentario del pueblo de Algeciras era unánime. ¡Ha muerto un santo! Esta fama de santidad sigue viva entre los devotos del P. Arnaiz. Basta visitar su tumba en la Iglesia de los PP. Jesuitas y las flores y velas que hay ante su sepulcro, hablan de esta veneración popular.

Son muchos los que hablan de gracias y favores espirituales obtenidos por la intercesión del Padre. Muchos de estos hechos se relatan en la hojita trimestral que reparte el Patronato del P. Arnaiz.

9.- Quiero hacer notar que esta veneración por el P. Arnaiz se nota en personas que viven alejadas de la religión e incluso he podido apreciar este sentimiento hasta en algunos que no son católicos.

Málaga, 20 de Abril de 1990

- mayo 19, 2018 - 1046 Visitas