¿QUÉ ES UN AÑO JUBILAR?

¿QUÉ ES UN AÑO JUBILAR?

Las raíces de un Año Jubilar se hunden en el Antiguo Testamento. Era un año en el que se restablecía el reparto de los bienes que Dios había decretado al llegar a la Tierra Prometida. Todo se restauraba al orden que Dios les había dado en el principio. (Lv 25, 8-16)

En nuestro tiempo la Iglesia lo convoca como un año de júbilo y de gracia por la misericordia y el perdón que Dios derrama sobre sus hijos restableciendo el orden en sus corazones por medio de una indulgencia plenaria.

¿QUÉ ES UNA INDULGENCIA PLENARIA?

“Es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa…”

(CIC 1471)

Te explico:

Cuando pecamos, una cosa es la “la culpa” que adquirimos, o la responsabilidad que tenemos en ese acto;  y otra cosa es “la pena”, la restitución o reparación que debemos por el daño infligido, ante Dios, ante nosotros mismos o ante los demás. No es una “venganza de Dios” sino la consecuencia del acto que hemos cometido.

Pues bien, al confesar, Dios perdona la culpa y la pena eterna merecida, si es que el pecado ha sido mortal, pero siempre quedan consecuencias de los desórdenes y pecados que hay que purificar, o bien en esta vida ofreciendo en reparación los sufrimientos, oraciones, obras de misericordia, etc., o bien en el purgatorio después de la muerte.

Concluyendo:

Al conceder una indulgencia plenaria la Iglesia aplica los méritos infinitos de Cristo y los de todos los santos que nos han precedido en la fe, y de esta forma se perdona también  “la pena” que queda por purificar.

Es una gracia tan grande que ante Dios nos devuelve la inocencia bautismal.

¿CÓMO PUEDO CONSEGUIR ESTE TESORO?

Cumpliendo las siguientes condiciones, pero sabiendo que lo más importante es la actitud interior de conversión a Dios:

1.- Tener el deseo profundo y la intención de no volver a ofender a Dios.

2.- Confesando los pecados.

3.- Recibiendo la santa comunión.

4.- Peregrinar a uno de los dos templos jubilares: donde se encuentra el sepulcro del fundador, la iglesia del Sagrado Corazón de Málaga o la parroquia de Gibralgalia (Málaga), donde tuvo lugar la primera Doctrina Rural.

5.- Rezar por las intenciones del Santo Padre (un Padrenuestro, un Avemaría, o cualquier otra oración que conozcas).

Parroquia de Gibralgalia
Iglesia del Sagrado Corazón (Málaga)

 

Si en la visita al templo no se realiza ningún acto jubilar, el decreto prescribe ocupar un tiempo en pías consideraciones y concluir la visita rezando el Padrenuestro, el Credo y una invocación a la Santísima Virgen.

 

 

 

 

 

Si no se puede confesar y comulgar en el mismo momento en el que se visita el templo jubilar, se puede hacer unos ocho días antes o después.

- enero 6, 2022 - 61 Visitas