Beatificación del Padre Arnaiz S.J.

Toda la información sobre el proceso de la beatificación del Padre Tiburcio Arnaiz S.J.

“Ganar cielo es lo único que nos importa en la vida”

“Ganar cielo es lo único que nos importa en la vida”

ENERO

  1. Le deseo feliz año y abundancia de gracias para mejor servir al Señor de todos.

  2. El Niño en el pesebre da buenas lecciones; mírele y aprenda.

  3. Una sola cosa diré que les deseo: Tengan siempre en su pensamiento a Jesús Niño tiritando de frío y echado sobre unas pajas.

  4. Los abrasadores destellos de amor que parten del Portal de Belén abrasen nuestros corazones y los consuman y transformen en puros y eficaces deseos de imitar su obediencia, su humildad y su pobreza.

  5. Sea el Niño y su estrella, nueva luz que deshaga tinieblas y dudas. 

  6. Aprenda de los Santos Reyes a buscar al Niño.

  7. Si no se arrima uno al fuego sentirá el frío; únase mucho al Señor, principalmente por la mañana en la oración y conservará el calor y la luz que allí recibiere todo el día.

  8. No se descuiden en la oración ni dejen devoción alguna aunque sientan ganas de ello, porque así se cansa más pronto el demonio y, viendo el Señor su fidelidad, les dará más pronto la mano.

  9. Los acontecimientos todos son puntos para la meditación del día.

  10. Retírese de todo trato innecesario con las criaturas porque aprovecha más conversando con Dios; más vida interior es lo que usted necesita.

  11. En la oración dé usted más al afecto que al discurso y vea lo bueno que ha sido y es el Señor con usted, procurando salir de ella más bien complacida que amargada, y de sus mismas faltas saque motivo de amar más al Señor y de servirle como El quiere.

  12. No tenemos más oración que la que Dios nos da, ni más fortaleza que la Suya. Si en vez de esas luchas o quietudes en la oración, pidiera humildemente como la cananea que le bendijera, y alabara al Señor ofreciendo su vida y pidiendo al Señor el todo, para no tener ni un pensamiento ni un movimiento ni un afecto que no sea por Él y para Él, mucho más tranquila estaría y mucho más cielo ganaría.

  13. El estado en la oración no se ha de juzgar por lo fácil que nos sea entrar en ella o por el consuelo que sintamos, si no por el empeño que hayamos puesto en buscar al Señor y por el fruto que en el día y después recojamos de ella.

  14. Si hace meditación no sé cómo puede dejar de comulgar, porque del trato con el Señor nace siempre un vivo deseo de recibirle

  15. Mientras no sienta gran deseo de recibir a Jesús, y el día que no pudiera, tenerlo como una desgracia, no entiendo que lo ama de veras.

  16. Siga en sus prácticas piadosas y comunión diaria, y esté segura que el Señor le ha de dar lo que mejor sea.

  17. Si se retira de los sacramentos no sé donde va a ir a parar… ese no es camino para servir a Dios y tratar seriamente de su salvación y perfección.

  18. Aunque fuera la criatura más perversa, si no se retira de Dios y de la medicina para los males del alma, no morirá eternamente ni podrá perder mucho, porque repondría lo perdido pronto y por el contrario, aunque parezca que no es mala ni hace faltas muy notables, si deja las prácticas piadosas es bastante para que venga mucho mal, como sucedería a un enfermo que sin dolencia grave se dejara de alimentar como tenía de costumbre, sin darse cuenta perdería fuerzas y enfermaría de verdad.

  19. Si tiene cuidado experimentará que el día que se recibe a Dios se hace más labor, aun de lo material, que ningún otro día; parece que se alargan las horas.

  20. Siento que esté privada de los Sacramentos, pero podrá suplir de su parte las comuniones, haciéndolas espirituales.

  21. Si frecuentara los sacramentos el Señor la iluminaría, de otro modo se pueden temer muchos males temporales.

  22. Ni las tentaciones ni las ocasiones son de suyo pecado cuando no son buscadas ni queridas, antes son ocasión de merecer.

  23. No es fácil conservar la vida del espíritu, y menos aumentarla, con solo el trato y vida natural, que tira para abajo, y fácilmente se cede a lo que el mundo y la carne nos inducen, mayormente no teniendo ni quien nos avise con sus consejos, ni nos avergüence con sus hechos. Vigile para que el enemigo no se salga con la suya.

  24. No escuchen al enemigo que les pondrá desalientos.

  25. Tentaciones no le faltarán porque el enemigo no duerme pero la mucha ocupación es una buena protección.

  26. Es preciso disponernos para hacer guerra al diablo que tantos inconvenientes pone a la evangelización.

  27. El enemigo se prepara para mayores ataques cuando ve que el alma se dispone para mayores gracias.

  28. No dé importancia a la tentación, ni vuelva sobre la imaginación, ni aun para examinar la conciencia. Dice el adagio que el mayor desprecio es no hacer aprecio; esto le duele al padre de la soberbia y se retira.

  29. No me parece mal que Dios la pruebe y el diablo la trastee; cuando nos dejan en paz tenemos peligro de apolillarnos.

  30. En los peligros y ocasiones, el Ángel de su guarda la defenderá como lo hace siempre con el que no se pone voluntariamente en ellos.

  31. Las treguas fueron en otros tiempos, en estos todo es guerra y movimiento; en ellos nos ha puesto el Señor y sin tregua nos tenemos que santificar.

FEBRERO

  1. Alguna que otra vez nos conviene una indisposición para meditar en la muerte, y al fin lo que queda es el merecimiento de haberlo sufrido con paciencia. 

  2. Los malecillos son el postre que también mantiene. 

  3. Si viera sus achaques como una mina rica que el Señor le ofrece, no la pondrían de mal humor ¿Qué menos se puede pedir a una persona, que el que se sufra y se sobrelleva a sí misma? 5246

  4. Los dolores y molestias son avisadores que nos despiertan y hacen mirar al Dador de todo bien y despreciar lo que no es Él. 

  5. Es doctrina de los santos que los trabajos nos acercan más a Dios. 

  6. “Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío” o “Todo por Vos Sagrado Corazón” Son jaculatorias muy a propósito para que las digas si enfermas. 

  7. Acuérdese más de Dios y olvídese más de sí y será muy feliz.

  8. El disimular desagrados es camino para no sentirlos. 

  9. El querer virtud sin vencimiento es querer edificar castillos en el aire. 

  10. Sin amor al sacrificio no hay virtud. 

  11. No consiste el vencimiento en hacer penitencias (que ya es buena señal el hacerlas y desearlas) sino el estar sobre sí para conocer los desórdenes de nuestra flaca y mal inclinada naturaleza y reprimirlos. 

  12. La incomprensión es el plan de Dios para desprender al alma de sí y de las criaturas. De sí, porque se ve tan inútil y tan llena de sí y deseo de estima pues que tanto la confunde el que no le aprueben lo que hizo por bueno; y de las criaturas, porque ve la poca benevolencia en ver sus cosas. 

  13. Estar sobre sí y vencerse es algo que no se hace sino por Dios. Son verdaderos actos de amor casi continuos. 

  14. Convénzase que Cristo no miente, que si le quiere seguir a Él, se ha de negar a sí. 

  15. Si se dispone a toda lucha y constante vencimiento propio, la facilidad es tanta, que parece que corre solo y sin trabajo. Este secreto de la vida espiritual es conocido de pocos. Porque son pocos los que lo hacen, y eso, hasta que no se experimenta, no se cree. 

  16. No tener ganas y hacer lo que se debe no es mal estado. 

  17. Sea más generosa y desprendida de sí y verá más la mano de Dios. 

  18. Cuando hacemos frente a nuestras pasiones, es cuando vencemos. 

  19. Todo en lo que mortificamos a otros, es por no querer mortificarnos nosotros. 

  20. La mortificación es el alimento del espíritu. 

  21. El primer paso para tener todas las potencias ocupadas en Dios es olvidarse de sí y tener a este bruto cuerpo por el mayor enemigo. 

  22. La mejor penitencia es la limpieza y guarda del corazón, para lo cual es preciso guardar la lengua y demás sentidos. 

  23. No siempre es lo mejor lo que más cuesta; esa regla se ha de seguir cuando no vemos que lo contrario ha de ser más gloria de Dios o bien del prójimo. 

  24. Que se hable poco y nada en balde. 

  25. No carguen de tanto trabajo el cuerpo que ahoguen el espíritu. 

  26. Todo afecto natural que ponemos en las criaturas es un pedazo de corazón que se niega a Dios, y nos sustrae sus gracias. Todo afecto natural es peligroso. 

  27. El desinterés de las cosas humanas aumenta el interés de las de Dios y el despego y apartamiento de las criaturas lleva a más unión con el Criador

  28. No es extraño que sienta la separación de alguna persona pero no se olvide que sólo Dios basta. 

MARZO

  1. Cuando vaya dejando más a las criaturas irá encontrando más al Señor; esto si no se busca a sí misma, porque Él da más a los que son menos interesados

  2. Las criaturas son como cantidades escritas en un papel o alimentos pintados, que dejan al que los posee tan pobre y hambriento como si no los tuviera. 

  3. Siempre que no veo a Dios en las criaturas, soy una nota discordante en este concierto de la creación. 

  4. Todas las cosas son indiferentes y medios para el fin, y los que más conocen entienden que, cuanto menos agradables son a la naturaleza, son mayores auxiliares o medios para venir al fin

  5. Desde hoy desee más de lleno a Dios, aunque tenga que sufrir. 

  6. Si el trabajo viene sobre un espíritu lleno de Dios y enamorado del bien de las almas, cuanto más trabaja más ama. El trabajo es como la leña que ceba el fuego del divino amor. 

  7. Sufra sólo por amor de Dios y santifíquese ejercitando la caridad. 

  8. La leña de la cruz es la única que aviva el fuego de la caridad

  9. ¡Qué hermoso es padecer cuando se tiene puesta la vista en Jesús! 

  10. Corona de espinas y cruz de Cristo ¿Quién te amará? 

  11. Jesús, Jesús que pocos amadores tiene de tu cruz y tus afrentas ¡Los que con tantos bríos decían irlas a buscar, en los primeros pasos, ya dudan! 

  12. No se olvide de ver las cosas, ofensas, padecimientos, etc. como regalos o pruebas venidos de la mano del Señor. 

  13. No olvide que solo la cruz es el camino del cielo; y esta no labrada ni hecha por nosotros, sino por Él, que vino a hacer deseable y hermosa la cruz. 

  14. Es tiempo de alegrarse en la afrenta y en la persecución por parecerse en algo al divino Maestro. 

  15. El que tiene verdadera voluntad de seguir a Cristo, y le pide su cruz y sus espinas, no se queja cuando le toca una astillita de la cruz, antes si por el momento se estremece y encoge por el miedo natural que tenemos a sufrir, cuando recapacita vuelve a Jesús, le alaba y bendice y requiebra agradeciendo sus finezas. 

  16. No aprende nunca la filosofía de la cruz. Aprendida esta lección, todo es contento, todos son bienes excelentes, santos, y se siente de verdad como se dice. 

  17. Padecer, esa es la salsa que hace gustosa la vida apostólica

  18. Dirá usted al Niño en el pesebre o al Señor en la cruz: hazme participante de tus humillaciones y sufrimientos. 

  19. San José no se hace el sordo a nuestras pobres súplicas. 

  20. Viviendo la vida de fe, se llega al conocimiento de las delicias de sufrir. 

  21. Jesús nos dice: Hija mira cómo no me canso de sufrir, para que tú aprendas bien la lección. 

  22. El oro se prueba para que no se venda el cobre por oro. Sea oro puro delante de Dios que nos conoce y prueba. 

  23. Todas las buenas obras siempre encuentran dificultades

  24. Ruego al Señor le dé buen humor y ánimos para llevar la crucecita de la vida con garbo, que mucho merece el Señor a quien servimos. 

  25. Diga siempre: Hágase Señor, en todo, tu divina Voluntad. 

  26. Por ser grande la prueba a la que el Señor la somete, le quiero recordar que, a los que algo siquiera amamos a Jesús, nunca nos ha de parecer grande la cruz. 

  27. No le regaño, pero le afeo el que rehúya la cruz buscando razones, o creyendo razones lo que sólo es modo humano de ver las cosas. 

  28. Cuando menos parece, es cuando más cerca está el Señor

  29. Qué digno de amor se hace Jesús, viéndole en su pasión

  30. Para seguir a Cristo hay que volverle la espalda al mundo. El P. Arnaiz entra en la Compañía de Jesús

  31. Debemos empaparnos bien de los sentimientos de la Pasión de Cristo, y el mejor modo de contemplar a Jesús es poniéndose a su lado en aquel paso. 

ABRIL

  1. Muérase antes mil veces que ofender a Dios No lo permita el Señor por su misericordia. 

  2. Hemos de ser todo olor de santidad que por todas partes se derrame. El Padre Arnaiz llega destinado a Málaga

  3. No se comprende que persona de alguna virtud que dice amar algo a Jesús, le diga una y otra vez: espera, ahora no, es mucha exigencia, o se tape los ojos para no ver o los oídos para no oír lo que Él quiere. 

  4. Sabe que no hemos pretendido solo salvar el alma ni ser una medianía en la virtud; no se contente con menos que con ser santa. 

  5. Hemos de vivir siempre como si aquel día y en aquella situación hubiéramos de morir. Estar esperando otras condiciones y otro tiempo para santificarnos es una tentación con que engaña el demonio a las almas flojas. 

  6. No le extrañe ni desaliente si alguna vez se siente floja y perezosa en el camino del bien; el peligro mayor es no conocerse y disculparse con las ocupaciones, mal estado de salud, etc. porque si no conocemos el mal, no se puede evitar. 

  7. Siga su plan de vida sin perdonarse ni disculparse a sí misma, buscando en todo a Dios y solo a Dios. 

  8. Su cuidado ha de ser santificarse cada día, viendo si no es infiel a alguna de las inspiraciones de la gracia en el día, luchando siempre contra la flojedad y la inconstancia. 

  9. Al alma, que desea aprovechar, nunca le falta luz para saber en qué y cómo; porque Jesús dice que serán hartos los que tienen hambre y sed de justicia. 

  10. Para santificarse todos los sitios son buenos. 

  11. Tenga alteza de miras, conociendo lo vano del mundo, con rectitud de juicio y entereza de la voluntad en hacer lo que entiende que es un bien para su alma. 

  12. No me gustan las almas que buscan la virtud barata

  13. No suele ser el trabajo el que ahoga el espíritu, sino el cuidado demasiado que se da a lo temporal y menos a lo que se refiere al espíritu. 

  14. Es frecuente el dejarse absorber por las ocupaciones, y sin darse apenas cuenta se pierde el espíritu. Esto obedece a la natural propensión que tenemos a salir airosos con nuestros empleos. 

  15. Sé yo que en proporción de mis obras será mi corona y gloria, y regateo a Dios lo que me pide. 

  16. No sea rebelde a tantas gracias como el Señor le concede. 

  17. Si has pecado, es un título más para que sigas a Cristo, estás más obligada a ir por el camino de la perfección. 

  18. Piense estas preguntas: ¿Yo para qué nací? ¿Qué hago? ¿En qué me ocupo? ¿Qué espero pasados unos días? 

  19. El espíritu de fe y humildad y buscar a solo Dios, son los tres puntos sólidos que hay que mirar porque es en lo que más se flaquea de ordinario. 

  20. Al que responde a la voz de Dios, el Señor le favorece con gracias tales que, lo que parecía dificultoso y a otros imposible, a éste se le haga dulce y gustoso. 

El P. Arnaiz es ordenado Sacerdote

  1. Para aprovechar en espíritu no se han de cuidar de lo que piensen los demás; como si viviéramos solos con Dios.

  2. Al que es valiente, temo cuando se rinde. 

  3. La virtud no se muestra en los ejercicios de piedad sino en la vida práctica y ocupaciones ordinarias. 

  4. Conviene no decir lo que ciertamente no se sabe. 

  5. Siempre las obras se quedan más atrás que los deseos y si los deseos son chicos, las obras no se van a ver. 

  6. Casi siempre tenemos el mucho prometer para luego el nada dar. 

  7. La inconstancia es peor que la misma tibieza. Vamos a tomar con empeño una cosa aunque sea pequeña. 

  8. El hortelano no saca el dinero de las flores que tuvo el árbol en la primavera, sino de los frutos que recibió en el otoño. Alabo sus buenos propósitos pero es de desear que las flores cuajen y se conviertan en frutos

  9. Cuando hacemos un propósito, deberíamos más bien proponer el pedirlo a Dios, porque nosotros no podemos hacer nada. 

  10. Procuren estar alegres en el Señor y no descuiden por nada su vida espiritual. 

MAYO

  1. La Santísima Virgen consigue cuanto quiere. 

  2. Ame la cruz y espere ir por María a Jesús. 

  3. Ame mucho a Cristo Jesús y a su bendita Madre, hable mucho con ellos y de ellos. 

  4. Hágase digna de que la Santísima Virgen la visite, como a Sta. Isabel, y la lleve a la fuente de gracia que es Cristo, bien nuestro. 

  5. Pidamos a la Santísima Virgen, que nos haga participantes de los sentimientos que tuvo al pie de la Cruz. 

  6. Espero que nuestra benditísima Madre la haga santa sin lunares ni cuidados. 

  7. El que más ama a Dios es el que más siente perderle, y por eso fue inmenso el dolor de la Virgen al perder a Jesús. 

  8. En la vida mariana puede aprovechar aprendiendo de la Santísima Virgen la humildad

  9. Toda la grandeza del cielo se funda en la humildad de la tierra. 

  10. Vaya al conocimiento propio que es el mayor y más sólido fundamento de la humildad

  11. Toda tristeza o desaliento se funda en querer ser o tener lo que no se es ni se tiene

  12. El Señor a veces nos retira sus dones, porque ve que nos engreímos, y nos preferimos a otros. Pidámosle la humildad

  13. En la humildad se funda y sostiene esta entrega y seguridad con Dios, porque al verse la criatura en su nada, busca el apoyo en el que lo es todo

  14. Anímese a seguir con su empresa humillándose delante del Señor, que Él a los humildes da su gracia

  15. El enemigo del amor propio nunca muere pero se le puede hacer guerra y enflaquecerle para que no nos venza y derribe a cada paso, o se le puede cuidar y engordar, mayormente cuando tiene a pasto el cebo de las alabanzas, como a usted y a mí por desgracia nos sucede.

  16. Si el amor propio tiene buen apetito y se le da buen alimento, figúrese como se criará.

  17. No será alma de Dios mientras no tenga debajo de los pies ese deseo de excelencia y de ser más, contrario a los deseos que animan a las almas que de veras tratan de ser de Dios en todo.

  18. A un obispo muy bueno y humilde le hicieron una academia en un colegio y todo eran alabanzas; él se reía y gozaba y por fin dice: que cosa es el amor propio que sabiendo yo que todo eso es falso todavía me agrada que me lo digan.

  19. Humildad, humildad que de ella nace la confianza en Dios y el frecuente recuerdo de Él.

  20. Procuren estar alegres en el Señor y no descuiden por nada su vida espiritual.

  21. Si es usted trabajosa, sea humilde y reconozca esa su miseria, y agradezca que la toleren y aguanten; pero no se aflija y poco menos se desespere. Eso no es humildad.

  22. La doctrina tan sencilla del padecer cuando se viene  a la práctica no hay quien la entienda y menos la de la humildad.

  23. En el taller de las humillaciones hay que labrar la madera aunque sea mala y el hierro o el mármol; el caso es sacar la imagen de Cristo, bien nuestro.

  24. Tiene razón; si fuera humilde se ahorraría muchos sinsabores

  25. Mucha sencillez y mucha caridad y así serán felices, en lo que se puede ser en la tierra.

  26. La sencillez es la muestra más clara de que solo se busca a Dios.

  27. Una es la regla para todo: Humildad y caridad.

  28. Delante de Dios no valen las recomendaciones.

  29. Hay muchas personas que serían santas, si no fomentasen la vanidad espiritual.

  30. Los Ejercicios Espirituales le han de enseñar que de los oprobios y desprecios se sigue la humildad; así que el que quiere el fin ha de querer los medios necesarios.

  31. Humildad y unión con Dios son cosas inseparables; así al que va por estos caminos ni la humillación, ni el trabajo, ni la muerte, ni contratiempo alguno le afecta demasiado: “nada te espante”

JUNIO

1. “Vea cuántos actos de amor hace al Corazón divino cada día en este mes. Yo desearía que fuera uno solo”.

2.  “Trabajen porque sea conocido y honrado el Sagrado Corazón, que es la fuente de gracias que salvará al mundo. “

3. “En la proporción que está la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, está la piedad y la prosperidad religiosa en los pueblos y ciudades.”

4.  “Qué atractivo tiene la persona de Cristo, y qué pena da ver que son tantas las personas que no lo sienten…”

5.  “El que vive mucha vida de unión con Dios, participa de los afectos de su Corazón.”

6.  “Cuanto más se ama a Cristo, más existe el convencimiento de que El nos ama.”

7. “Para poner fuego no hay más remedio que arder y para esto acercarse mucho al Sagrado Corazón.”

8. “El Sagrado Corazón le dé conocerle y a vivir su vida divina”.

9. “Ame mucho, acérquese a las llamas del Divino Corazón que derriten el bronce”.

10. “Trate de imitar la caridad de Cristo Jesús. “

11. “Rueguen mucho al Sagrado Corazón que se complazca en nuestros trabajos, sin que haya en nosotros nada que le pueda desagradar”.

12. “Es de esperar que el Sagrado Corazón les avive la fe. Ya ve como el Señor las favorece en todo.”

13. “Pidamos al Sagrado Corazón de Jesús que no deje que el enemigo se salga con la suya. “

14. “El Corazón de Jesús tiene la puerta muy angosta y chica;  es el tesoro escondido que para alcanzarle hay que venderlo todo y usted está avenida con muchas cosas y así no se cabe por aquella abertura”.

15.  “Acompañen y consuelen al Prisionero de Amor”.

16. “No debemos ser vagones que necesitemos se nos empuje, sino tener en nosotros la fuerza expansiva del amor que mueva todos nuestros actos”.

17. “No solo a usted sino al mundo entero encendería si pudiera en el amor de Dios. “

18. “…pedir al Señor sea su padre, su madre y su todo, y que, como suele, la haga sentir y conocer que lo es. ¡Bendito sea y nosotros seamos reconocidos a sus gracias! No seamos olvidadizos e ingratos, y del número de los que amargan su corazón.”

19. “Rueguen al Señor que nos mira a todos desde el cielo con ojos de misericordia, como mira a sus hijos desde la cruz, a los que lo visitan con devoción”

20.  “La caridad verdadera se sostiene con la devoción y la piedad.”

21. “¡Qué vida tan feliz cuando se vive por y para Jesús!”

22. “El Señor es la hermosura del sol, alumbra a la inteligencia y da consuelo en lo que parecía ocasión de disgusto.”

23. “De la consolación natural hay que hacer consolación espiritual, dando gracias a Dios de aquella cosa que me alegra o consuela”.

24. “No tengáis miedo. Teniendo a Dios todo lo tenéis y eso no os lo podrán quitar ni los mismos demonios”.

25. “No tema nunca a nadie cuando obre el bien”

26. “De los males y aún de los pecados de los hombres, el Señor saca bienes para los suyos”.

27. “Dejémoslo todo en las manos del Señor que Él no nos pide lo que nosotros no podemos hacer”.

28. “La vida no es más que el momento presente: Nuestro cuidado ha de ser emplearlo bien. El pasado y el porvenir no existen. No pierda el tiempo y déjese en las manos de Dios”.

29. “Dios es infinitamente bueno y a Él servimos y nada más. No consienta pensamientos tristes que es una mala tentación”

30. “No hay días grises para el que está cerca del Sol; solo Él es nuestra fortaleza y lo demás es caña cascada que no puede sostener a quien en ella se apoya”

JULIO

1.  “Tenga cuidado con el verano porque el demonio anda muy suelto en lo que toca a vestidos e inmodestias. “

2. “¿Cómo desaprobar las disposiciones del Señor? Bendito sea. Es lo mejor aunque a nosotros nos parezca otra cosa; todo es muy chico comparado con la salvación eterna. “

3. “No piense mucho en lo que sucederá después; el Señor irá disponiendo las cosas según los planes de su amorosa providencia.”

4. “No dé cabida a la desconfianza ni excesivo temor que el Señor no abandona a quien busca a Él solo.”

5. “En la vida, para el que le basta Dios, todo está bien; pero al que Dios no le basta, aunque tenga toda la tierra, siempre le falta algo.”

6. “Sin la confianza en Dios nada se puede hacer.”

7. “Dice el Señor que Él da los dones a medida de nuestra confianza, así que a usted le tocan pocos.”

8. “Cuando nos apoyamos en Dios, todo lo tenemos.”

9. “Todo se pone en las manos del Señor que Él nos ama y es poderoso para darnos siempre lo mejor, aunque no siempre a los hombres así les parezca.”

10. “No tengáis miedo. Teniendo a Dios todo lo tenéis y eso no os lo podrán quitar ni los mismos demonios.”

11. “Estos días de gloria nos convidan a meditar esta idea: pasaron los dolores y afrentas de Jesús y Él permanecerá glorioso; así nosotros, y el que más cerca le siga en los trabajos, más cerca de Él estará en la gloria. “

12. “Hemos de ser todo olor de santidad que por todas partes se derrame.”

13. “Si has pecado, es un título más para que sigas a Cristo, estás más obligada a ir por el camino de la perfección.”

14. “No sea rebelde a tantas gracias como el Señor le concede.”

15. “Sé yo que en proporción de mis obras será mi corona y gloria, y ¿regateo a Dios lo que me pide?”

16.  “La Santísima Virgen consigue cuanto quiere”

17.  “Su cuidado ha de ser santificarse cada día, viendo si no es infiel a alguna de las inspiraciones de la gracia en el día, luchando siempre contra la flojedad y la inconstancia.”

18.  “Me he dado prisa en vivir, he trabajado cuanto he podido, ya me recogerá el Señor.”

19. “Pide al Señor que se digne aceptar y bendecir la ofrenda que le hago de mi vida, que con más razón que santa Teresa puedo decir: A Vos tarde ofrecida.”

20. “Si sigues a Cristo, no debes ponerle condiciones.”

21. “Piense estas preguntas: ¿Yo para qué nací? ¿Qué hago? ¿En qué me ocupo? ¿Qué espero pasados unos días?”

22. “Magdalena, una vez tuvo idea de Jesús, se volvió loca por El, y dijo: Pensad de mí lo que queráis.”

23. “Conviene no decir lo que ciertamente no se sabe.”

24. “No sea de los que dicen que mucho aman y no dan al Señor.”

25. “El Señor no deja a nadie si a Él no se le deja.”

26. “Para santificarse todos los sitios son buenos.”

27. “Es cosa sabida que el Señor no quiere hacer obra en casa ajena. Si no es toda de Dios, Él no puede hacer de usted lo que quiere.”

28. “Es frecuente el dejarse absorber por las ocupaciones y sin darse apenas cuenta se pierde el espíritu. Esto obedece a la natural propensión que tenemos a salir airosos con nuestros empleos.”

29. “No suele ser el trabajo el que ahoga el espíritu sino el cuidado demasiado que se da a lo temporal y menos a lo que se refiere al espíritu.”

30. “Siempre las obras se quedan más atrás que los deseos y si los deseos son chicos, las obras no se van a ver.”

31. “Hemos de buscar sólo la gloria de Dios en todas nuestras obras.”

AGOSTO

1.  “Aún descansando, únase a Él para que se cumpla en usted aquel dicho de la escritura: “Duermo pero mi corazón está vigilante”.

2. “Divertirse sin pecar no es malo, pero no olvide los muchos peligros que en todo se ofrecen.”

3. “No dé cabida a la desconfianza ni excesivo temor que el Señor no abandona a quien busca a Él sólo.”

4. “En la vida, para el que le basta Dios, todo está bien; pero al que Dios no le basta, aunque tenga toda la tierra, siempre le falta algo.”

5. “Sin la confianza en Dios, nada se puede hacer.”

6. “Dice el Señor que Él da los dones a medida de nuestra confianza.”

7. “Es un gusto pensar que todos los conciertos del mundo no son sino una nota discordante en comparación de la armonía de Dios.”

8. “Cuando nos apoyamos en Dios, todo lo tenemos.”

9. “Todo se pone en las manos del Señor, que Él nos ama y es poderoso para darnos siempre lo mejor, aunque no siempre a los hombres así les parezca.”

10. “Cristo no hace las cosas a medias ni con medios sino con la plenitud de su providencia.”

11. – NACIMIENTO DEL PADRE ARNAIZ –  “Me gusta que no encuentre qué desearme en la tierra pues nada puede dar la felicidad, pero recuerde que el que dijo que todo es vanidad, añadió: menos el servir a Dios solo y amarle. Deséeme eso.”

12. “Cuando se aviva la vida de fe, parece que hay fuerzas para todo.”

13. BAUTISMO DEL  PADRE ARNAIZ – “Diga y sienta esta sentencia: Mi Dios y mi todo.”

14. ” El que confía en sí o en las criaturas es como quien se apoya en una caña rota, dice Jesús. Si ve que flaquea y le falta lo humano, el Señor no flaquea ni falta.”

15. “Pide al Señor que se digne aceptar y bendecir la ofrenda que le hago de mi vida, que con más razón que santa Teresa puedo decir: “A Vos tarde ofrecida”.”

16. “Usted no ignora que los caminos del Señor son infinitos, como lo es su poder, y que su providencia con usted y con las demás criaturas es sapientísima, y que en lo que la prueba es para su bien.”

17.  “Esté tranquila porque el Señor no nos pide a ninguno lo que no le podemos dar.”

18. “Siempre la imaginación abulta las cosas en la incertidumbre.”

19. “Es como una nota de predestinación ser temerosos de Dios.”

20. “Todo lo que Dios nos manda nos servirá de corona.”

21. “Los mártires no lloraban, y los santos sólo lo hacen de pena por haber ofendido a Dios o de gozo, de que le aman; así ya puede llorar.”

22. “Apenas se encuentra quien busque a Dios, aunque los más se buscan a sí con el disfraz de virtud o piedad.”

23. “La sencillez es la muestra más clara de que sólo se busca a Dios.”

24.  “Siempre costó lo bueno, y el que alto quiere subir debe saber que más cuesta le espera, pero non sunt condigno passionis cuius temporis ad futuren gloriam (la leve tribulación presente nos proporciona una inmensa e incalculable carga de gloria), dice S. Pablo.”

25. “¿Por qué siendo el pecado el mayor de los males  no se le teme y con tanta facilidad se comete, si no es por ignorar su malicia?.”

26. “Sea dócil de juicio y tendrá paz.”

27. “De los dones del Espíritu Santo, la ciencia y la sabiduría llevan al propio conocimiento. Si es luz de Dios, el propio conocimiento no acobarda ni confunde, antes da consejo y acierto en el obrar y sabiendo que estamos en lo cierto, nace la fortaleza.”

28.  “Lo que más a gusto hago es lo que me es mandado y en todo lo que me parece me permiten, estoy siempre dudoso de si lo querrá el Señor.”

29. “El que obedece no yerra.”

30. “Su alma siempre tendrá salud si tiene puesta la mira y el corazón en solo Dios, porque Él basta.”

31. “Si Dios es tan generoso con seres tan ruines e ingratos como nosotros, ¡qué no hará si respondemos de nuestra parte a sus gracias!”

SEPTIEMBRE

1.  “Mire al Señor tan bueno y tan generoso con usted, y no le parecerá nada cuanto haga por amor Suyo.”

2. “Por tener algunos contentos no se ha de dejar de hacer lo que es gloria de Dios, que no es el fin contentar a nadie más que al Señor.”

3. “Pidamos al Señor que sea servido en todo, y de todo lo que somos, tenemos y sabemos, sin que nada se le regatee, antes le agradezcamos siempre que nos quiera tomar en algo como instrumentos de su gloria.”

4. “En los trabajos, cuanto más mejor. Al Señor nada se le economizará: las fuerzas y la vida sólo en procurar su gloria, están bien empleadas.”

5.  “Nos ha de importar siempre lo que es de gloria de Dios, no siéndonos nada indiferente si en algo podemos contribuir a aumentarla, aunque no sea más que con oraciones.”

6.  “Servir e imitar al Señor, ese ha de ser nuestro cuidado.”

7.  “El auxilio más poderoso, para vencer las malas inclinaciones es ver a Cristo necesitado de almas que se le entreguen y complacido en los que hacen algo por su gloria, olvidados de sí.”

8. “No me gusta que con cara larga sea servido tan buen Señor.”

9. “Esté dispuesta a servir siempre en todo a Nuestro Señor. Haga su oficio con todo empeño pues no sirve sino a Dios.”

10. “La persona de virtud no está alegre ni triste, ni de buen humor ni de malo, ni con unos a gusto y con otros molesto. Hace siempre lo que entiende que Dios quiere; todo lo hace mirando a Dios y, personas, lugares, oficios, etc. todo le es igual.”

11.  “Al Señor no se le piden milagros, ni lo que por nosotros podemos hacer.”

12.  “No es fácil hacer entender lo hermoso del cariño que se funda sólo en el amor de Dios.”

13. “Hace mucho tiempo aprendí que el que es bueno a todos los cree buenos, y de todos saca bien para su alma.”

14.  “Yo quisiera que, todo lo que tiene algún viso de bien, se apresuraran a cedérselo a la otra.”

15. “Hay que trabajar para que no haya esas naturales antipatías, repugnancias, hastíos… que suponen miras terrenas.”

16.  “El rogar al Señor unos por otros es cristiano y usado desde el tiempo de los Apóstoles, así que oremos unos por otros para que todos nos salvemos.”

17. “Son vanos los pensamientos de lo que hacen o no hacen otros, cuando sin hacer o no hacer no dependen de nosotros.”

18. “Vea de llevar con paciencia las penoserías de las otras.”

19. “Sumisión y obediencia a los mayores, recato y formalidad con los iguales, serán las manifestaciones de la virtud si es verdadera.”

20. “No olvide el propósito de ser amable con todos, muy especialmente con las que vive.”

21. “Nuestro cuidado ha de ser que nuestra casa sea una copia, un trasunto, de la de Nazaret; allí cada uno buscaba el trabajo para sí y cómo poder aliviar al otro.”

22. “Siempre deseo que se ayuden en los trabajos y se los hagan llevaderos y aún alegres. No sea áspera.”

23. “Las lecciones de virtudes se han de dar haciendo y no hablando”.

24. “De esa caridad, que usted nota tanta falta, sea muy pródiga y abundante.”

25. “Anímense y ayúdense mutuamente a trabajar amando mucho al Señor que tan bueno, se deja de ustedes conocer. ¡Bendito sea!”

26. “Esfuércense en servirse unas a otras de corazón y no de cortesía, como quien sirve a Dios.”

27. “Pidan al Señor espíritu de caridad que destierre todo egoísmo.”

28. “Cuanto menos tenga y merezca una persona, más pura será la caridad que con ella se haga.”

29. “No debemos dar ni el más leve motivo de censura con nuestros actos.”

30. “Cuando diga las faltas a otra, sea por caridad y no por enfado.”

OCTUBRE

1. Viva en Dios y para Dios, como si nadie más hubiera en el mundo, y así no le dará más vivir ahí que en otra parte. Donde esté Dios, no estamos solos, y teniéndole a Él, todo lo tenemos.

2. Yo nunca me niego a los trabajos y aun daría dinero si lo tuviera porque me dejaran hablar a las almas de Dios y de sus perfecciones.

3.Hemos de imitar a las locomotoras, que, por el generador de fuerza que llevan, corren y llevan a otros al fin deseado.

4. Es tentación, y mala, el creer que porque hace algo mal o mucho, que de nada le ha de servir lo bueno.

5. Promete el Espíritu Santo la vida eterna a los que trabajan porque Dios sea conocido.

6. Es una gran pena ver criaturas que no quieren conocer a Cristo Redentor, y aun quien le odia.

7. Roguemos al Señor que no nos hagamos indignos de lo que Él quiere por medio nuestro: ayudar a las almas y traerlas a su conocimiento y amor.

8. Ustedes no dejen de trabajar y rezar a Dios por las almas, que El sólo es el que las dispone y las mueve, aunque quiere nuestra cooperación. No afloje en la vida espiritual.

9.Procuren despertar en las gentes el deseo de conocer a Dios y salvarse.

10. Poco cavilar y mucho trabajar y sacrificarse por el prójimo. Es lo que a Cristo, bien nuestro, le complace.

11. Tenga paciencia y aproveche lo que dé de sí, para hacer el bien.

12. Trabajen y vean que eso hizo Jesús en la tierra.

13. No dejen de hacer el bien que puedan.

14. Hay en todas partes mucha necesidad de que se trabaje para hacer conocer al Señor.

15. “¡Cuántos NO recibe Jesús! ¿De usted también?”

16. “No se descuiden en lo espiritual, pues si no hay eso, el celo es falso y falta el ánimo y los fervores.”       

17. “Si sigues a Cristo, no debes ponerle condiciones.”

18. “Rueguen al Señor que nos mira a todos desde el cielo con ojos de misericordia, como mira a sus hijos desde la cruz, a los que lo visitan con devoción”.

19. La vida es corta y el camino de la santidad muy largo. Para llegar hay que no hacer pausas e ir de prisa. Pida al Señor que yo así lo haga”.

20. BEATIFICACIÓN DEL PADRE ARNAIZ: “Ganar cielo es lo único que nos importa en la vida.”

21. “Bendito sea Dios, que el padecer se pasa y el mérito permanece”

22. No desmaye. Las cosas se piensan antes y una vez resueltas, por los inconvenientes naturales, no se han de dejar.

23. Si los trabajos dan poco resultado vea si, por su poca confianza, el Señor no los bendice.

24. Cuídese para poder trabajar por la gloria de Dios.

25. Vea de corregir lo de la aspereza con las gentes, que así no se hace apostolado.

26. Den gracias a Dios que las elige para los puestos más difíciles, como a los soldados más valientes.

27. La frialdad del mundo entibia a los buenos, y los malos ejemplos arrastran al mal. 5547

28. Tengo experiencia que las almas se aprovechan dando cuenta de las faltas al confesor.

29. Yo le pido que sea dócil y obediente, y no cavilosa y terca.

30. Esa tontería de correr confesonarios, y preguntar a unos y otros confesores, para al fin hacer lo que quiera, no se debe hacer.

31. Retirarse de quien la aconseja el bien, es retirarse de Dios.

NOVIEMBRE

1.”De la muerte no tiene por qué temer; consuélese con la esperanza de la gloria que por la misericordia de Dios debemos esperar, y con la compañía de todos los buenos, de la Santísima Virgen, de todos los Santos y seres queridos que se salven; así no se hace triste la idea de la muerte.”

2.”No olvide de orar por el alma del difunto pues, si bien podemos pensar que estará gozando de Dios, si lo necesita, nadie como nosotros le puede ayudar.”

3.”Por los que se fueron, sólo nos queda hacer buenas obras.”

4.”Pronto nos juntaremos todos con los nuestros, a quienes dejamos para más seguramente tenerlos.”

5.”El Señor nos va separando de los seres queridos en la tierra para que miremos más al cielo.”

6.”Ganar cielo es lo único que nos importa en la vida.”

7.”Piense seriamente en sí y  que el asunto importante en la vida es salvar el alma, y en negocio tan serio no se puede estar jugueteando.”

8.”Mire mucho al cielo y se le dulcificarán sus amarguras.”

9.”Bendito sea Dios, que el padecer se pasa y el mérito permanece.”

10.”Aproveche el tiempo para meditar lo poco que vale todo lo terreno, por breve y falso, y lo desacertadas que andan las gentes buscándolo.”

11.”Piense que la vida se va, y de cada año y de cada día, nos han de pedir cuentas.”

12.”Buenas y largas pascuas nos esperan en el cielo. Las podremos empezar aquí si procuramos vivir con la mente y el corazón allí.”

13.”Sermonines no hay más que: la vida es corta y el camino de la santidad muy largo; para llegar no hay que hacer paradas e ir de prisa.”

14.”Es grande lástima que, teniendo una eternidad para descansar, queramos aquí descanso.”

15.”En el camino del cielo no hay que hacer paradas. El que se para al subir, resbala y cae para siempre.”

16.”El paralítico de la piscina estuvo cuarenta y ocho años sin tener hombre que lo echara al agua y, si no hubiera tenido a Cristo, de seguro se muere paralítico. Usted tiene a Cristo y sigue tan inmóvil.”

17.”Sea buena de una vez y no ande siempre pensando que va a empezar.”

18.”Trabaje en ganar mucho cielo, pues hay algunas almas que se pasan la vida esperando estar en otras condiciones para servir a Dios.”

19.”Las almas flojas todos los días dicen: Mañana, mañana voy a empezar mi santificación, y nunca llega el mañana.”

20.”Es una tentación grave el crearse un periodo de espera para decidirse a servir a Dios. De ello toma pie el amor propio para salirse con la suya. Siempre con la esperanza de que después empezará a servir a Dios.”

21.”Cada día piense que es el primero que tiene para servir a Dios, y con bríos aproveche ese día.”

22.”El negocio de nuestra santificación es del día, y el que lo dilata para otra ocasión, esta nunca llega y no se aprovecha, en cada día de los medios que el Señor le proporciona.”

23.”Mucho me gusta la decisión pronta en las cosas.”

24.”Si no se empieza una obra nunca se hace.”

25.”Sea diligente y verá como hay tiempo para todo.”

26.”Vea de examinarse y conocer en qué defecto cae con más frecuencia, aunque no sea mayor, y de ese traerá examen particular, sin disculparse ni perdonarse a sí misma.”

27.”El examen es más sencillo de lo que usted se figura. Señalar el número de vencimientos y compararlos con los del día anterior. Sumar los de una semana y compararlos con los de la pasada. Es un método que aprovecha mucho. Es de San Ignacio.”

28.”El examen es un medio para vivir vida de unión con el Amado y Amante de nuestras almas, con lo que se despegan, y caen como la cáscara de la fruta seca, los efectos del egoísmo porque ya ni a sí ni a nada se quiere sino en Dios y por Dios.”

29.”Sea usted fiscal inexorable de sí misma, no para examinar lo que ha hecho sino lo que ha de hacer cada día; puesta siempre su mira en el Corazón de Dios y sentirá la paz que desea su alma.”

30.”El Señor dispone las cosas como más conviene a su gloria, y a nosotros sólo nos deja el cuidado de no estorbárselas con nuestros gustos y aficiones torcidas, cuidando de estudiarnos y conocernos para no hacer nada sin pensarlo.”

DICIEMBRE

  1. Pocas faltas deliberadas dice tener, pero si no delibera sobre sus actos no puede tenerlos deliberados. 

  2. En el primer punto del examen, dar gracias a Dios, no sólo de los beneficios generales, sino de los especiales y particulares, como haberme vencido en una repugnancia, haber triunfado en una tentación, una victoria de la pasión dominante, una gracia alcanzada, haberme salido bien una cosa, etc., etc., etc., y luego dar mucho tiempo al dolor y arrepentimiento. 

  3. Trabajar en el propio conocimiento es muy necesario para fundarse en humildad, porque somos mucho menos de lo que a veces decimos de burla, y no lo creemos por falta de este conocimiento. 

  4. El ser iluminados por Dios en el conocimiento propio es el primero, y uno de los mayores  bienes, por ser el origen de muchos. 

  5. Si me conozco a mí, veré que nada mío tengo; lo único que Dios me ha dado para mí es la libertad, y ésa la he empleado en destruir la obra de Dios. Así que nada bueno tengo. 

  6. Persona que tiene verdadero amor de Dios, no tiene peligro de vanidad, porque ella sólo ve en sí deficiencias, y todo lo bueno lo atribuye a Dios, y sólo a Él ve en todo. 

  7. Nos viene un buen pensamiento…., atribuirlo a Dios y darle gracias. 

  8. Dijo la Santísima Trinidad: Se puede crear el mundo, porque se puede redimir, pues hay una Criatura que no es soberbia, María. 

  9. La pena que ha de tener es si no hace la voluntad del Señor en algo. 

  10. Al Amo no se le pueden poner condiciones para servirle, sino que ha de ser cómo y lo que Él quiere

  11. Lo propio de personas que tratan de aprovechar en espíritu es ver las cosas ordenadas por la Providencia divina que, de todas las cosas, hace medios de santificación de los suyos. 

  12. Si no queremos más que lo que Dios quiere ¿Cómo nos hemos de contrariar en lo que dispone? 

  13. ¿Cómo desaprobar las disposiciones del Señor? Bendito sea. Crea que eso es lo mejor aunque a nosotros nos pareciera otra cosa. 

  14. Esfuércese en dar gracias a Dios por sus muchos beneficios y no quejarse de su amorosísima Providencia. 

  15. Con la impresión que causan los acontecimientos se va a Jesús y se le dice. ¿Qué me quieres decir con esto? ¿Qué me enseñas? ¿Qué me mandas? Y cuantos mayores son los golpes más suelen aprovechar. 

  16. Si no quisiera lo que no tiene, o no puede, no daría lugar a la tristeza o desaliento. 

  17. ¿Qué reproches podemos poner a las obras de Dios? ¡Bendito sea en todo! Las desgracias no son para dar murria sino para chillarle al Señor de agradecimiento. 

  18. Sólo debe agradar lo que agrada a Dios. 

  19. Hemos de hacer siempre lo que Dios quiere y no lo que a nosotros nos gustaría.

  20. La flor que ha de cultivar para presentársela al Señor es cumplir, contenta y con entusiasmo, su Voluntad. 

  21. El Señor de todo pretende que saquemos bienes, en nosotros está el aprovechar el filón

  22. El silencio que guarda a Jesús, podía ser la mortificación de estos días hasta la Pascua. Con eso contentaría mucho al Niño Jesús y al Padre. 

  23. Le advierto que esté muy recogidita y mansita por la mansedumbre del Niño

  24. Canten al Niño y ámenle mucho, que tiene frío por la frialdad de los corazones nuestros

  25. Obsequien mucho al Niño con muchos actos de amor y recogimiento. 

  26. Los rayos de luz que salen del pesebre iluminen nuestra inteligencia para que conozcamos a Cristo y sus aficiones. 

  27. Mucho fastidiarse, nada quejarse; mucho amor a Dios y nada temer del mundo. Eso nos da la paz que trajo el Niño a la tierra a los hombres de buena voluntad. 

  28. Vergüenza da mirar el pesebre y después mirarse uno a sí ¡Qué ansias de padecer, que artificio para ser tenido en poco, que cuidado en ocultar su grandeza! 

  29. Pido al Niño las llene de sus dones y mayormente en estos días de Pascua. 

  30. El Niño calladito en el pesebre, nos predica el recogimiento exterior que nos ayuda al interior. 

  31. El Niño Jesús nos llene de su gracia y, si este año, si es que llegamos, nos llama a su tribunal, que nos sea propicio y nos dé su gloria. 

- febrero 10, 2018 - 1201 Visitas